img-thing

 

(1776-1817)
Hija de un rico terrateniente francés con plantaciones en La Martinica, fue enviada a Francia para estudiar con las monjas de un convento. A mediados de 1788 viajaba en un barco de regreso a América, pero éste se perdió en altamar al parecer debido al ataque de piratas otomanos. Aquí termina el registro histórico y comienza la leyenda. De acuerdo a ella, la grácil Aimée fue regalada al sultán Abdul Hamid I quien la tomó por esposa como Nakshi-Dill Haseki. Así habría alcanzado el papel de ‘sultana valida’ durante el sultanato de su hijo Mahmud II.