La lógica desafía al intelecto

Como los acertijos, las paradojas han intrigado, engañado y entretenido a la gente desde la antigüedad. La razón es que las paradojas son expresiones o relatos que tienen sentido a primera vista, o al oírlos por primera vez, pero también pueden tener otro significado que contradiga la primera impresión.
El resultado de una paradoja puede ser una confusión de contradicciones e ideas opuestas irreconciliables. Por lo regular, al principio aparece como un primer sentido y después otro, hasta que al final surge la comprensión.
Un ejemplo de una paradoja:
Sabiendo que un cuerpo inamovible es un cuerpo al que ninguna fuerza, por fuerte que sea, es capaz de mover, y teniendo en cuenta que una fuerza irresistible es una fuerza a la que ningún cuerpo puede resistirse: ¿Qué sucede cuando un cuerpo inamovible se encuentra con una fuerza irresistible?. Esta paradoja fue propuesta por Isaac Asimov en su libro “100 preguntas básicas sobre la ciencia”. La respuesta que el propio Asimov daba era que estos dos fenómenos no pueden darse a la vez en un mismo universo, a pesar de que el mismo cuestionaba la validez de su hipótesis, ya que este hecho no era demostrable, puesto que no se conoce ninguna fuerza irresistible o cuerpo inamovible, y por tanto no han podido observarse los efectos de estos hipotéticos fenómenos.