Es una bestia marina descrita en el Antiguo Testamento. Para los marineros el Leviatán era una gigantesca ballena o una enorme serpiente marina que devoraba naves enteras luego de nadar alrededor de los cascos tan rápidamente creando un torbellino.
La palabra “Leviatán” aparece en los siguientes libros bíblicos:
Aquel día Yahweh castigará con su espada firme, grande y pesada a la serpiente Leviatán, que siempre sale huyendo, a Leviatán, que es una serpiente astuta, y matará al dragón del mar. Isa 27:1
Aplastaste las cabezas del Leviatán; y lo diste por comida a los habitantes del desierto. Salmo 74:14
Allí andan las naves; allí este Leviatán que hiciste para que jugase en él. Salmo 104:26
¿Sacarás tú al Leviatán con el anzuelo, o con cuerda que le eches en su lengua? Job 41:01
En el Talmud, el Leviatán es mencionado en Avoda Zara 3b: “Rav Yehuda dice, hay doce horas en un día. En las primeras tres horas Dios se sienta y aprende el Torá, las segundas tres horas él se sienta y juzga el mundo. Las terceras tres horas Dios alimenta al mundo entero… el cuarto periodo de tres horas Dios juega con el Leviatán.
También se menciona en Moed Katan 25b: “Rav Ashi le dijo a Bar Kipok: ¿qué será dicho en mi entierro? Él contestó: “¿si una llama puede derrumbar a un cedro, qué esperanza tiene un árbol pequeño? Si un Leviatán se puede enganchar y acarrear a la tierra, qué esperanza tiene un pescado en un charco?”
Según se relata que de su boca “salía fuego y su nariz humeaba. Sus ojos irradiaban luz brillante y vagaba a voluntad sobre la superficie del mar, dejando una estela resplandeciente a su paso…”
Algunas leyendas judías consideran al Leviatán como un dragón andrógino que en su forma masculina sedujo a Eva, y a Adán en su forma femenina.
Origen del mito: El criptozoólogo Kart Shuker considera al Leviatán como un mito inspirado, por lo menos en parte, en avistamientos de un hipotético monstruo marino tipo Mosasaurio. Bernard Heuvelmans, en su libro “Dans le sillage des monstres marins” consideraba que esta entidad era un tipo de “Ciempiés marino”.
Durante el siglo XVII se registraron la mayor parte de los avistamientos en la costa de Nueva Inglaterra, durante la reunión de la ‘Linnaean Society’ el 18 de agosto de 1817. Incluso se le dio el nombre científico a una serpiente terrestre como Scoliophis atlanticus.
Teoría probable: Debido a su naturaleza bíblica, los científicos creen que en realidad el Leviatán que ha sido ‘visto’ puede ser cualquier animal marino de grandes dimensiones.