Definición:
Es un cuadro doloroso mal definido de la pared torácica. Su etiología es desconocida, a pesar de su nombre, el cuadro cursa sin inflamación.
Sinónimos:
Síndrome de dolor benigno de la pared torácica, síndrome costoesternal, condrodinia costoesternal.
Epidemiología y demografía:
Prevalencia desconocida
Predominio por sexos:
Es mayor en mujeres que en los hombres.
Distribución por edades:
Mayores de 40 años.
Síntomas y signos:
Dolor a la palpación de las uniones costocondrales (de la segunda a la quinta) y/o esternón.
Dolor con la tos y respiración profunda.
Afecta con igual frecuencia a ambos lados del tórax.
Etiología:
Ya se mencionó, es desconocida; puede ser una forma de fibrosis regional; también puede tratarse de un dolor referido, ya sea de la columna torácica o cervical.
Diagnóstico diferencial:
Síndrome de Tietze; enfermedad cardiovascular, enfermedad GI, enfermedad pulmonar, artrosis, síndrome de disco cervical, fibromialgia.
Valoración por pruebas de laboratorio y gabinete:
No existen alteraciones en las pruebas de laboratorio o por imagen.
La decisión de realizar pruebas diagnósticas para descartar otras enfermedades más graves, queda a consideración y deben tomarse de forma individual en cada caso.
Tratamiento:
El tratamiento es estrictamente sintomático y de apoyo.
AINE´s por vía oral o intramuscular, he utilizado con buenos resultados el meloxicam de 15 mg, pero hay que tener en cuenta que es un medicamento de un costo alto, también la indometacina y piroxicam han dado buenos resultados. En ocasiones la combinación de un relajante muscular y un analgésico no esteroideo como lo es carisoprodol y Naproxeno (Naxodol) han tenido eficacia.
Los analgésicos opioides como el tramadol de 50 mg. (Tradol Retard), da buenos resultados, pero se debe de manejar como ultimas opciones por la dependencia que puede causar.
También se pueden administrar antidepresivos tricíclicos, para las alteraciones del sueño.
El ejercicio aeróbico es recomendado.
Pronóstico:
La duración de la enfermedad es variable; la remisión espontánea es la norma.