La situación:
En otro escenario hipotético, el profesor Paul Rogers de Estudios para la Paz de la Universidad de Bradford en Israel, plantea lo que podría suceder si no se detiene el proceso de calentamiento global: “los efectos de los cambios climáticos deben comenzar a notarse realmente en 2020, cuando el nivel de los mares comience a cubrir grandes porciones de las costas. Los trópicos se secarán, mientras la distribución de las lluvias se trasladará a los océanos y los polos. La hambruna provocará el movimiento migratorio de millones de personas, lo que hará que las naciones industrializadas cierren sus fronteras para evitarlo. Y esto dará lugar a enfrentamientos violentos. Para el 2040, el deshielo en el Ártico se habrá consumado, y la vegetación del mundo entrará en un estado de descomposición que producirá enormes cantidades de gas metano. Para 2107, la Tierra tendrá un clima muy similar al de Venus. Unos cuantos miles de personas sobrevivirán bajo tierra.
Los Agravantes:
Bill Maguire, director del Centro de Investigación de Riesgos de Benfield UCL, en Londres, advierte: “tenemos siete años par resolver este asunto, antes de que el cambio climático sea irreversible…Corre el tiempo…”
¿Falta mucho?
En el peor de los casos, 100 años.
Dice el experto:
“Es muy probable que suceda porque el combustible hecho con fósiles es muy lucrativo”, dice James Martin. “El petróleo que queda en el mundo tiene un valor de mas de los 60 millones de millones de dólares, por lo que cualquier legislación que quiera prohibirlo se topará con muchísimos obstáculos.