Definición:
La pitiriasis versicolor es una infección fúngica causada por la levadura Pityrosporum orbiculare (Malassezia furfur).
Epidemiología y demografía:
Elevada incidencia en la adolescencia y en adultos jóvenes.
Mas frecuente durante el verano, y son mas visibles cuando la piel es mas bronceada.
Síntomas y signos:
La mayoría de las lesiones comienzan como múltiples máculas pequeñas y circulares de diferente color. Las máculas pueden ser más oscuras o más claras que la piel normal aledaña, descamándose al rascarse.
El sitio de distribución más frecuente es el tronco.
Las lesiones faciales son más frecuentes en el niño, siendo estas en la frente en forma más habitual.
La erupción suele tener un inicio insidioso y asintomático.
Las lesiones pueden ser hiperpigmentadas en negros.
Las lesiones pueden ser poco notorias en personas de tez clara, especialmente durante el invierno.
La mayoría de los pacientes advierten la erupción cuando las áreas afectadas no se broncean.
Etiología:
Esta infección es causada por las levaduras lipófilas P. Orbiculare (forma redonda) y P. Ovale (forma Oval); estoas microorganismos son habitantes normales de la flora cutánea; factores que favorecen su proliferación son la gestación, desnutrición, inmunosupresión, anticonceptivos orales y el exceso de calor y humedad.
Diagnóstico:
Diagnóstico diferencial:
Vitíligo
Pitiriasis Alba
Sífilis secundaria
Pitiriasis Rosada
Dermatitis seborreica.
Valoración:
Una buena historia clínica, se basa en los hallazgos clínicos, la identificación de las hifas y brotes de esporas (aspecto de fideos con albóndigas) mediante microscopia para confirmar el diagnóstico.
Pruebas de Laboratorio:
El examen microscópico con hidróxido de potasio confirma el diagnóstico se este es dudoso.
Tratamiento:
Baños de sol o el broncearse acelera la repigmentación de las áreas hipopigmentadas.
Tratamiento tópico:
Sulfuro de selenio al 2.5% aplicada por 10 minutos diarios por 7 días consecutivos.
Miconazol o clotimazol por periodos de hasta 1 mes aplicados una vez al día.
El tratamiento por vía oral suele reservarse solo a casos resistentes, se puede utilizar Ketoconazol a dosis de 200mg al día por 5 días o dosis única de 400 mg.
Fluconazol 400 mg. En una sola dosis, o itraconazol 200 mg/día por 5 días.
Pronóstico:
Bueno, generando la muerte del hongo en las primeras 3-4 semanas de tratamiento; sin embargo, la recurrencia es frecuente.
Solo como recordatorio: Informar al paciente que las áreas hipopigmentadas no desaparecerán de manera inmediata tras el tratamiento, pudiendo estas tomar varios meses.