Esta criatura es descrita por los nativos de África como una especie de dinosaurio de color gris pardusco, de unos 4 a 6 metros de alto y 5 a 10 de largo, con un cuello largo. Los testigos aseguran que vive en los ríos. Su dieta estaría compuesta de vegetales, aunque hay reportes de que caza humanos e hipopótamos cuando está muy hambrienta. Algunos rastreadores dicen haber seguido huellas de tres dedos similares a los del hipopótamo, aunque más grandes, del tamaño de una sartén, para poder verla a distancia.
Origen del mito Todo comenzó en 1913 cuando el oficial alemán Freiherr Ludwing Von Stein zu Lausnitz se puso al mando de una expedición al norte de la República Popular del Congo. En su bitácora el oficial recopiló testimonios de los nativos, quienes le contaron sobre la existencia de un extraño animal llamado mokele mbembe. “Se dice que es una bestia de color gris pardusco y de tamaño aproximadamente igual al de un elefante“, indica el relato. Para comprobarlo, el biólogo estadounidense Roy Mackal organizó dos expediciones al Congo, la primera en 1980 y la segunda en el año siguiente. En cada una recogió numerosas vivencias acerca de este animal mítico que aparecía en la región del rio Likuala, sin que tuviera la oportunidad de encontrarse con él. No muy lejos del Congo Alfred Aloysius Horn, destacado aventurero inglés del siglo XIX, menciona en sus memorias a una criatura similar denominada jago nini (‘zambullidor gigante’ en español). Uno de los relatos más recientes sobre la presencia de la bestia data de 1960; en él se narra cómo atravesó una barrera que los pigmeos del Lago Télé habían construido para mantener al mokele mbembe lejos de la población. La reacción de los pequeños habitantes fue tal, que el animal huyó despavorido.

Teoría probable Las expediciones de búsqueda de esa criatura nunca fueron exitosas, por lo que se cree que los pigmeos del Congo llamaban mokele mbembea un grupo de reptiles de la zona que efectivamente alcanzan un tamaño fuera de lo normal, como es el caso del dragón de Komodo, cuyas dimensiones oscilan entre los tres metros de largo y cuenta con un cuello alargado y poderosas garras.