Supongo que todos estamos familiarizados con una de las mejores sagas de videojuegos tipo shooter y de primera persona de los últimos tiempo Halo.
No entraré en detalles de este, pues ya es conocido por muchos, pero en que si quiero entrar un poco es el mundo anillo en Halo, que presentan.
La idea de un mundo anillo de ese tipo no es reciente, Larry Niven en 1971 escribió un libro llamado Ringworld, el cual lo describe en forma semejante al juego.
Pero este a su vez esta basado en un proyecto científico serio de la década de 1960.
En 1960, Freeman J. Dyson, profesor de astronomía de la universidad de Princeton, comentó que una sociedad extraterrestre, presionada por la sobrepoblación y el agotamiento de sus recursos, podría desintegrar uno de los planetas deshabitados de su sistema solar y construir con los restos una serie de mundos artificiales que rodearan completamente al sol. En nuestro propio sistema solar, un planeta de las dimensiones de Júpiter podría servir como cantera de la cual crear mundos habitables.
La factibilidad de este complejo proyecto pronto fue estudiada por otros científicos. Uno de ellos, Theodore Taylor, que era profesor de Princeton, incluso concibió una nave “trineo”.
Combinación de recolector de basura y fabrica, la nave, manejada por control remoto, viajaría por el espacio recogiendo y transportando rocas, gases y líquidos del cinturón de asteroides o de Júpiter desintegrado. Después de analizarlos, los compondría en sus elementos constituyentes. Mediante la fusión nuclear, incluso el hidrogeno básico que compone la mayor parte de Júpiter podría convertirse en otros elementos y en cualquier manufactura que los programadores desearan. Uno de esos productos podrían ser una serie de planetas artificiales, o la materia prima necesaria para construir un mundo anillo alrededor del Sol.
El mundo anillo giraría alrededor del Sol a la misma distancia que la Tierra, de modo que existieran las mismas condiciones climáticas. La circunferencia de este mundo artificial sería tan grande como la orbita de la Tierra, así, que al hacerla girar, crearía un campo gravitacional, pero a diferencia de la Tierra, donde vivimos en la superficie exterior, los habitantes del mundo anillo vivirían en la superficie interior, de frente al Sol. Para crear la noche y el día, un anillo estacionario formado por cuadros produciría sombra a medida que el mundo anillo girara, bloqueando la luz solar cada 12 horas.