Definición:
La dermatitis por estasis se refiere a una enfermedad cutánea inflamatoria de las extremidades inferiores, observada habitualmente en pacientes con insuficiencia venosa crónica.
Epidemiología y demografía:
La dermatitis por estasis afecta con mayor frecuencia a los ancianos; es raro observarla a los 50 años de edad; se estima que afecta hasta al 6-7% de los pacientes mayores de 50 años; afecta más a mujeres que a hombres, quizás por el agravamiento del deterioro venoso de las extremidades inferiores con la gestación.
Síntomas y signos:
Inicio insidioso, prurito, edema crónico, descrito en general como esclerodema, ya que la dermatitis por estasis se asocia patológicamente con fibrosis dérmica, eritema, descamación, parches eczematosos, habitualmente localizada sobre la porción medial del maléolo, pueden producirse cambios pigmentarios progresivos, como consecuencia de la extravasación de eritrocitos y del depósito de hemosiderina hacia el tejido cutáneo, pueden producirse infecciones secundarias.
Etiología:
Se cree que la dermatitis por estasis se produce como resultado directo de cualquier agresión o lesión sobre el sistema venoso de las extremidades inferiores, y que da lugar a una insuficiencia venosa, como:
1.- Trombosis venosa profunda.
2.- Traumatismo.
3.- Gestación
4.- Extirpación de venas varicosas.
5.- Extirpación de una vena en pacientes que precisan una derivación arterial coronaria con injerto.
La insuficiencia venosa, da lugar a una hipertensión venosa, que causa la inflamación de la piel y la sintomatología anteriormente mencionada.
Diagnóstico:
El diagnóstico de la dermatitis por estasis se realiza fundamentalmente mediante la historia clínica detallada y la exploración física.
Diagnóstico diferencial:
Dermatitis por contacto, dermatitis atópica, celulitis, tiña dermatofítica, mixedema pretibial, eczema numular, liquen simple crónico, xerosis, eczema asteatótico, trombosis venosa profunda.
Valoración:
Esta se centra en descartar posibles causas con riesgo vital, como la trombosis venosa profunda, y complicaciones como la celulitis y sepsis.
Pruebas de laboratorio:
Estas no suelen ser de gran apoyo, al menos que exista una infección secundaria.
Diagnóstico por imagen:
Los estudios Doppler solo si se sospecha de una trombosis venosa profunda.
Tratamiento:
Elevación de la extremidad afectada, medias de compresión con un gradiante de al menos 30-40 mmHg, en lesiones cutáneas exudativas es útil cambiar los apósitos mojados por otros secos.
La bota de Unna con oxido de zinc en ungüento, también son de utilidad las cremas con corticoides tópicos como el acetonido de fluocinolona, o triamcinolona de 0.1% 2 veces al DIA para aliviar el prurito y la inflamación. Las infecciones secundarias deben de tratarse con el antibiótico adecuada, la mayoría de estas están causadas por estafilococos o estreptococos.
Pronostico:
La piedra angular del tratamiento de la dermatitis es el control del edema de la pierna y la prevención de ulceras venosas por estasis, ya que estas pueden tardar meses en sanar y en algunas ocasiones (la mayoría) requieren injertos cutáneos.
Este padeciendo se puede tratar en consultorio de medicina general, solo derivación a dermatología si no se tiene el diagnostico en claro, o a cirugía vascular para el control de trombosis profunda venosa o de las ulceras venosas crónicas por estasis.